Andar en Santa y Piadosa Manera de Vivir - 2 Pedro 3:11

27 de junio de 2004

                                                Introducción. Lea 2 Pedro 3:10-13. Pedro está hablando de la venida del Señor. En versículo 11 Pedro anuncia ¡cómo no debéis vosotros andar en santa y piadosa manera de vivir, esperando y apresurándoos para la venida del día de Dios! Es en forma de pregunta, como ¿No, es cierto que debemos andar en santa y piadosa manera de vivir? Vamos estudiar la manera de vivir por el cristiano que está “esperando y apresurándose para la venida del día de Dios.” ¿Qué manera de vivir debe tal cristiano?

 

I.  La manera de vivir es con perseverancia.

    A.     El Señor enseñó a sus discípulos que perseveraran. Mateo 10:22; 24:13.

    B.     Después la ascensión del Señor sus discípulos perseveraron. Hechos 1:14; 2:42; 2:46.

    C.     Pablo habla de su perseverancia en Hechos 26:22. Y cómo perseverar. Con auxilio de Dios.

         1. Para perseverar hay que controlar y dirigir su mente como Pablo. Filipenses 4:8-9, 13.

         2. Pablo exhortó a los corintios sean firmes y constantes. 1 Corintios 15:58; 16:13.

 

II.      Personas que oran.

    A.     Filipenses 4:6; Colosenses 4:2; 1 Tesalonicenses 5:17-18.

    B.     Cristo quiso que fuéramos fuertes en la oración, entonces nos enseñó como debemos orar en Mateo 6:9-13.

 

III.    Debemos ser personas que perdonan.

    A.     Es un mandamiento Efesios 4:32; Colosenses 3:13.

    B.     El Señor nos perdona a nosotros como debemos perdonar a los otros. Mateo 6:12, 14-15.

         1. Debemos ser listos para perdonar muchas veces. Mateo 18:21-22.

    C.     Cuando Dios nos perdona, Él no acuerda más el pecado. Hebreos 10:17. Seamos así.

 

IV.    Debemos ser personas que ganan almas.

    A.     Si somos como Cristo, entonces debemos tener el propósito primordial de ganar almas. Lucas 19:10; “porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.” 1 Corintios 15:3 “Cristo murió por nuestros pecados.”

    B.     Proverbios 11:30. “El fruto del justo es árbol de vida; el que gana almas es sabio.

    C.     La gran comisión del Señor nos manda que hagamos discípulos, ganando almas para el Señor. Mateo 28:19-20; Marcos 16:15-16.

    D.     El evangelio fue predicado en el primer siglo por todo el mundo por el poder de evangelismo personal. Hechos 8:4; Colosenses 1:23.

    E.     Alguien ganó el alma suya para Cristo. Lo que otro hizo para usted, usted debe hacer para otros. Vamos a tocar puertas, para que toquemos los corazones de los perdidos, para ganarlos a Cristo.






 

V.     Debemos ser personas que son gozosas. Filipenses 3:1; 4:4; 1 Tesalonicenses 5:16 “Estad siempre gozosos.”

    A.     Ningún otra creatura o animal en la tierra puede sonreírse excepto el hombre.

         1. Los diamantes puede pueden reflejar la luz en manera brillante, pero es nada en comparación a luz de una sonrisa. Solamente el hombre y mujer tiene la capacidad de sonreírse.

    2 Corintios 6:1. “Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios,”

    B. 1 Corintios 12:12-27: Efesios 4:11.

 

VI.    Debemos ser personas que sacrifican.

    A.     El cristianismo nació del sacrificio. Dios Padre dio su único hijo. Juan 3:16. El hijo dio a su vida. Romanos 5:8. “Pero Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros”

    B.     Muchos de los cristianos del primer siglo dio su propia vida, como Pablo. 2 Timoteo 4:6-8 “yo ya estoy para ser sacrificado.”

    C.     Para nosotros no tenemos que sacrificar nuestras vidas, pero somos mandados a sacrificar para dar de nuestras cosas materiales y de nuestro tiempo. 1 Corintios 16:2; 2 Corintios 8:5-7; 9:7. Seamos “dadores alegres.” Es privilegio y bendición nuestro para dar a nuestro hermano o hermana en Cristo.

    D.     Debemos dar de nuestros bienes y tiempo a otros y a la iglesia cada día como mañana estaremos en el cielo sin oportunidad para dar más a otros en la tierra.

 

VII.      Debemos ser personas que son buenos ejemplos a todos los otros dentro de la iglesia y fuera la iglesia.

    A.     El Señor dijo que fueramos sus ejemplos. Mateo 5:14; “Vosotros sois la luz de mundo.” v.16 “Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.”

 

    B.     Nuestras obras predican nuestra fe. Santiago 2:18.

    C.     Nuestras vidas deben ser como un sermón que predicamos cada día.



Conclusión. 1 Juan 2:3-6.

Que Dios les siga bendiciendo ricamente. Su servidor Jim Culpepper